lunes, 25 de julio de 2011

Tenamaxtli, Héroe Nacional (3): Fundación de Guadalajara



Nuño de Guzmán designó a Juan de Oñate para que fundara una Villa a la cual se le llamó de Guadalajara, igual que la ciudad española de la provincia de Castilla, en honor a Nuño de Guzmán de donde era originario (5 de enero de 1532); "por cuanto a esa Villa, está asentada cerca del pueblo a Xuchipila" y ahí lo comenzó a fundar Juan de Oñate que estuvo por Justicia Mayor (Padre A. Tello, Crónica miscelánea, 1891 p.173)

Debido a que los españoles vivían atemorizados por las constantes insurrecciones de los rebeldes caxcanes, el gobernador de la Nueva Galicia, Nuño de Guzmán, ordenó que la población de la villa de Guadalajara se cambiara a otro lugar más seguro y de mejor calidad. El cabildo comisionó al escribano Sancho Fernaández (19 de mayo de 1533) para que junto con otros españoles escogieran Tlacotán, lugar no lejos de Nochistlán. El cambio se realizó el 24 de mayo de 1533, lo cual causó desacuerdo entre los vecinos - en cuanto al sitio elegido; la mayoría se asentó en Tonalá, que significa, (por donde el sol sale) y otros se quedaron en Tlacotán; Nuño, descontento porque no se había escogido, tal como era su deseo, ordenó que se cumpliese lo pactado; hecho que se consumó hasta el año 1535.

El ocho de noviembre de 1539, por Cédula Real, se concedió a Guadalajara escudo de armas. Sobre Nuño de Guzmán el Padre Tello apunta: "Este despiadado conquistador destruyó e incendió 800 pueblos cuyos habitantes sometidos fueron cedidos en encomiendas" (1531). A su vez, López Portillo y Weber nos dice: "La figura de don Nuño surge enérgica y definida por muy negros perfiles: feroz, codicioso, cruel, impío, lascivo, cínico, avaro, calumniador" (La conquista de la Nueva Galicia, p. 81).

Por Cédula Real del 17 de marzo de 1536, fue nombrado el licenciado Diego Pérez de la Torre, gobernador de la Nueva Galicia y juez de residencia contra Nuño de Guzmán, éste último acusado por Hernán Cortés, aprenhendido por el licenciado antes mencionado y remitido a España, donde murió solo y olvidado (1540). El gobernador Pérez de la Torre, al combatir en Xochitepec a un grupo de rebeldes comandados por el cacique Guaxicar, perdió la vida (al caer del caballo) a principios de 1538; lo substituyó en el cargo interinamente, Cristóbal de Oñate. El virrey de Mendoza nombró gobernador a Francisco Vázquez Coronado, que por poco tiempo gobernó la Nueva Galicia, ya que debido al fracaso de su conquista, renunció y trasladó a México. 

De nuevo, Oñate fue nombrado gobernador interino de Guadalajara (1 de febrero de 1540); empezó a recibir noticias de que los texoquines de Oztotipec se habían sublevado y luego los naturales de Guazamota y Gaynamota, cercanos a la tierra de Tepic, descontentos y alborotados en son de guerra, habían dado muerte a su encomendero Juan de Arce; la nueva Galicia y todo el territorio se manifestó en rebeldía; debido a los abusos, crueldad, maltrato y excesos cometidos por los españoles contra los indígenas, éstos ya no soportaron más ser esclavos y se sublevaron para proclamar su libertad; los distintos grupos inconformes se unieron entre sí y adquirieron tal fuerza que llegaron a ser un serio problema. al grado de poner en peligro el dominio español, no sólo en la Nueva Galicia, sino en todo el reino de la Nueva España.

No hay comentarios.: