jueves, 6 de enero de 2011

Convirtiéndote en un vagabundo

En la última parte del año me dedique a planear de que forma podría volverme un vagabundo al 100%. Varias ideas pasaron por mi cabeza. Hice investigación al respecto y me tope con una serie de autores bastante interesantes al respecto. El que me parecio más interesante de todos fue Rolf Potts. Su libro "Vagabonding" llama a convertirse en un viajero de largo plazo.

Lo interesante de Vagabonding es la introducción respaldada del autor. Citas de autores que han pensando en los viajes, como una de las cosas más interesantes que hacer en la vida. Y es que en el pensamiento popular, viajar es visto como un pasatiempo de la gente rica. Rolf Potts dice que esta sensación es común porque la mayoría se encuentra trabajando para poder sobrevivir. Sin embargo, el problema es una cuestión de enfoque, debido a que la respuesta para viajar se encuentra en un concepto: simplificar.

Viajar, dice Potts, le ha enseñado que la simplificación de la vida es esencial cuando se viaja. Lo peor que uno puede hacer para arruinar un viaje es cargar con demasiadas cosas. Este problema es también visible en la gente que vive sedentariamente. Un empleado de clase media clásico compra muchas cosas una vez que cuenta con capital de sobra. Auto, televisión, lujos caseros y cenas en restaurantes caros. Todo este tipo de cosas son una carga en deuda. Potts dice que este es el principal problema para convertirse en un vagabundo. La gente simplemente carga muchas cosas.

Para empezar a ser un vagabundo dice Potts, hay que asumir la mentalidad de inmediato, empezar a planear el viaje aunque se encuentre a meses o años de distancia y visualizarse uno mismo como un intenso viajero. La mentalidad es lo que cuenta. Hay que abandonar ciertas seguridades para embarcarse en lo incierto. Muchos viajeros dice Potts, son trabajadores que en épocas de invierno se van de vagabundos a otras partes del mundo más calurosas. Otros combinan su trabajo con el viaje, trabajando temporalmente a donde viajan. Otros (como en mi caso) aspiran a convertirse en nómadas digitales. Trabajando desde cualquier parte en donde se encuentren.

¿Así que, cual es mi plan para convertirme en un vagabundo de tiempo completo?


 1. Consigue un flujo de efectivo pasivo que te ayude a continuar vagando (no voy a ahondar en este asunto porque estoy próximo a sacar un nuevo blog respecto a eso)


2. Consigue viajes gratis.

Hace 10 años, viajar continuamente en avión estaba destinado solamente a las personas con mucho tiempo y dinero. En la actualidad el mundo cuenta con aerolíneas de bajo costo y promociones en todos los continentes para viajar a costos muy bajos. Yo mismo he viajado en México a precios ridículos. En este país es posible hacerlo con Vivaaerobus y Volaris. En épocas navideñas existen descuentos del 50% en autobuses. Solo falta inscribirse en un curso de macrame y convertirse en estudiante permanente.

Por si esto no fuera poco. Existe una forma más inteligente de conseguir boletos para viajar internacionalmente. Las tarjetas de crédito que acumulan millas. En México existen varias tarjetas que ayudan a reducir los costos para un boleto de avión, otras que te dan millas por cada dolar que compres. Volaris Inbursa te ofrece cupones cada año con significativos descuentos. La tarjeta Citi Advantage de Banamex te acumula puntos (además de regalarte 25 mil millas al inscribirte) que puedes cambiar por boletos de casi cualquier aerolínea del mundo. No es necesario estar gastando tu propio dinero para acumular puntos sino que puedes sacar tarjetas adicionales y hacer que tus familiares que normalmente pagan con efectivo, lo hagan con tu tarjeta. Muy pronto veras como tienes un montón de millas para gastar.


3. Consigue alojamiento gratuito en casi cualquier parte del mundo


Gracias al internet, podemos estar comunicados con cualquier persona del mundo. Muchas de estas personas tienen los mismos deseos que nosotros. Un  par de jóvenes fundaron una página llamada www.couchsurfing.org en donde puedes encontrar gente de todo el mundo ofreciéndote alojamiento gratuito y tiempo disponible para convivir y enseñarte su ciudad. Además de esta pagina, existen otras que también ofrecen esta posibilidad. Los costos del hospedaje pueden ser seriamente reducidos.

4. Reduce tu carga material a niveles mínimos

Reducir nuestro equipaje y las cosas materiales que poseemos y que realmente nos son útiles, es el siguiente paso para poder convertirse en vagabundo. Cuando hacía viajes a los cerros, nunca acampaba como un boyscout. Rara vez llevábamos tienda de campaña. Y la gran mayoría de las veces una fogata era suficiente para quedarse dormido. 

Viajar con pocas cosas es todo un reto. Desde el momento que estamos haciendo la maleta estamos pensando en todas las cosas que llevaríamos por si acaso. El mismo Rolf Potts fue patrocinado por una empresa que fabrica ropa para viajeros con la única finalidad de reducir sus equipajes con vestimenta llena de bolsillos discretos.




 5. Crea una vivienda móvil


Ahora si lo que te apetece es vivir en muchos lugares dentro de tu propio país, pues optar por construirte tu propia casa movil, con todos los lujos que quieras.
Una compañía estadounidense me inspiro a querer construir una casa móvil. Tumbleweed ha inspirado a muchos americanos a dejar de pagar una hipoteca durante años e invertir en una casa mucho más económica que surte las mismas necesidades para uno.

Jay y su empresa ofrece diferentes modelos de minicasas según el gusto y las necesidades que tengamos. Las casas Tumbleweed son una respuesta a las crisis hipotecarias que sufrieron hace unos años. Yo ya tengo los planos de la mía y estoy pensando en su construcción dentro de muy poco tiempo.

Vivir en un solo lugar se esta convirtiendo en una costumbre del siglo pasado. La modernidad nos da la posibilidad de combinar dos elementos, uno antiguo, el nomadismo, y otro moderno, la vida laboral no presencial. Combinados dan lugar al nómada digital.


No hay comentarios.: