viernes, 15 de septiembre de 2017

La Diosa Fortuna y la lotería de la vida (4)


"La suerte es como la juventud. Cada cual se lleva su lote. Algunos la pillan al vuelo, a otros se les escurre entre los dedos, y otros la siguen esperando cuando ya ha pasado de largo..." 
Yasmina Khadra

Seguramente te has topado con alguien que ha comprado un billete de lotería o un clásico "raspadito". Con esta compra, la persona en cuestión pone una parte de sus esperanzas en lograr el éxito económico mediante la suerte. Tú, por el contrario, has tenido la suerte de averiguar la posibilidad de éxito en el famoso sorteo. Quizás leíste por ahí que la posibilidad de triunfar en la lotería es extremadamente mínima. Incluso existen páginas que te hacen el cálculo de tu posibilidad de éxito. Incluso te advierten que es más probable que mueras por la caída de un rayo o un accidente automovílistico  a que le atines al número de la lotería. Si te enteraste de estos datos, seguramente eres del grupo de personas que se burlan de aquellas que compran constantemente un billete de lotería. Y aún así, es probable que pertenezcas a otro grupo de personas que sigue pensando que la Diosa Fortuna les sonreirá en otros ámbitos de su vida: el amor y el trabajo.


Y es que, nosotros, los descreídos de la lotería, pensamos que nuestra vida tendrá un buen final. Que ninguna enfermedad atacará nuestro cuerpo antes de la edad apropiada. O que en algún punto tendremos la relación perfecta en nuestras vidas. O que después de varios intentos, encontraremos el trabajo de nuestros sueños, aquel que nos dará fama y dinero. Todas estas ideas parecieran ser ampliamente aceptadas por el grueso de la población a nivel global. Sin embargo, al igual que la lotería, existe una enorme posibilidad de que nuestra vida se termine antes de que logremos alguna de estas metas. Y los desdichados serán una buena parte de la población. Los medios de comunicación y la cultura popular en general han sido causantes de estas distorsiones del pensamiento.

La economía de libre mercado busca que sus consumidores estén pensando constantemente la felicidad a través de productos que van empatados con las metas que todos tenemos en el amor o el trabajo. Esta búsqueda predispone al individuo a suponer que sus acciones tarde o temprano redimirán su vida tal cual la imaginan. Siendo que las emociones son también productos que deben venderse,  un matrimonio feliz o un trabajo ideal son formas inmateriales de consumo que consumimos y terminamos anhelando.


Una vida sin dificultades o sin metas no cumplidas es sumamente extraña. El individuo promedio sufre cada día una sensación de desesperanza, tristeza o percepción de mediocridad que no comparte de forma pública, y sin embargo, la vive constantemente. La "diosa fortuna" nos coloca en posiciones iniciales muy diversas que están a la predisposición azarosa de personas e ideas que pueden hacer cambiar nuestra forma de pensar a lo largo de la vida. Estas acciones casuísticas son las responsables de que nuestra situación mejore o empeore. Las personas que compran estos productos emocionales durante alguna etapa de su vida (a través del cine y la literatura),  lo abandonan después de unos años después de que la realidad los golpea duramente.

En la película de "The Netbook", la pareja perfecta es el resultado de una relación larga y compleja pero con un final feliz. Ninguna emoción es tan sublimente vendida como el final: la pareja muere casi al mismo tiempo y en la vejez. Una idea que excita a más de una persona (especialmente a las mujeres) y que tratan de emular constantemente en todas sus relaciones. Incluso, en una relación que objetivamente no llegará a eso, será comprada por la amante como si lo fuera. Basta escuchar las historias más cercanas a nuestro entorno para descubrir que incluso el amor romántico menos ambicioso es también una rareza entre las personas. Sin embargo, todos jugamos a la lotería de esta meta sin pensar en la poca probabilidad de lograrlo. 

El trabajo sufre de las mismas dificultades. En un entorno de trabajo global en el que posibilidad de encontrar un puesto duradero, que refleje todo nuestro verdadero ser y que nunca nos cause estrés es extremadamente difícil. En primer lugar se debe a que la mayoría de nosotros no sabemos a que nos queremos dedicar a temprana edad. Gracias a la presión social escogemos alguna carrera u oficio sin detenernos demasiado a evaluar si es lo mejor para nosotros. Cuando una persona se da cuenta de esta situación acude a otras formas de satisfacer sus necesidades laborales más ambiciosas. Una de estas formas es la cultura del emprendimiento. Millones de personas alrededor del mundo se dedican a generar nuevos productos y empresas que piensan que cumplirán todos sus ambiciosas metas. La meta final será un trabajo que satisface nuestro deseo por la autorealización. Aunque el deseo sea válido, este es compartido por millones de personas alrededor del mundo, y la posibilidad de que se realice es más baja de lo que nosotros imaginamos.



Vivir una vida sin contratiempos en noventa años (o menos) es extremadamente raro. Accidentes, desastres naturales, enfermedades y la mala suerte de no encontrar una pareja para toda la vida son posibilidades latentes y más comunes de lo que imaginamos. Pensar de otra forma es querer jugar a la lotería de la vida. Que por nuestra extrema bondad o fortuna pasada, no tendremos ese tipo de dificultades. Los cristianos suelen engañarse con la idea de estar "bendecido por Dios" al considerarse afortunados por tener lo que tienen sin pensar que ese mismo ente puede revertir su fortuna (cosa que no hacen por su propia concepción de lo divino).

Y es que nuestro cerebro tiende a interpretar las estadísticas de una forma muy equivocada. Percibimos la ocurrencia de algo que es mucho más común de lo que realmente es. Los golpes de suerte en el amor o el trabajo son ampliadas por los medios de tal forma que consideramos que tenemos una alta posibilidad de adquirirla también. Incluso la persona más pobre en algún lugar remoto le llega esta idea. El porcentaje de éxito de un negocio suele ser inferior a dos cifras, la mitad de los matrimonios del mundo terminan en divorcio y la posibilidad de lograr un cuerpo atlético es también relativamente bajo.

Alain de Botton explica muy bien esta idea en el video The Lottery of Life. El filósofo inglés considera que si tuvieramos el poder de espiar la vida de todas las personas alrededor del mundo, veríamos como otros ven el trabajo o el amor y estaríamos mucho menos tristes por nuestra propia situación. Nos dariamos cuenta de lo frecuente que es la decepción, cuantas ambiciones nunca son llenadas y que tanta confusión e incertidumbre vaga realmente por el mundo.

La idea, por supuesto, no es generar mayor pesimismo por nuestra situación o sentir una tristeza extra en nuestra vida. Más bien, lo que propone Botton es que entendamos que tan anormales y crueles estamos siendo con nosotros mismos. Aunque entenderlo puede ser doloroso, puede ser también reconfortante y tranquilizador. Al igual que el planteamiento expuesto en el post sobre la tragedia de la vida y el mundo de perdedores, encontrar a otro que sufra una suerte igual o peor que la nuestra es también una oportunidad para ofrecer nuestra simpatía y ánimo para alguien que cree en metas que son tan comunes de ambicionar, pero terriblemente difíciles de obtener. 

Más sobre la suerte:

La Diosa Fortuna y el cuerno de la abundancia

La Diosa Fortuna y el factor suerte

martes, 29 de agosto de 2017

Sobre el minimalismo y la obsolencia programada



"There is no rule that says financial sucess must mean that you live beyond your means. Remember: humans can be happy with very little"
Ryan Holiday
The Daily Stoic
"The things you own end up owning you."
Tyler Durden
De la película Fight Club 

Uno de los problemas de la modernidad es el exceso de pertenencias. Gracias a la economía de libre mercado, ahora es posible atiborrarse de una gran cantidad de objetos tanto inútiles como útiles. Aunque en México no se vive el consumismo a la misma escala que en Estados Unidos, si existe una cultura arraigada de comprar y almacenar. Incluso en los hogares de las familias más pobres es posible encontrar una gran cantidad de pertenencias que no sirven, son viejas o están descompuestas. Al capitalismo se le achacan sus peores males a pesar de que estos son a elección propia. Es decir, nosotros elegimos si queremos comprar y guardar o simplemente mantenerse con lo mínimo necesario.



La generación Millennial se ha destacado por revivir un movimiento de anticonsumo (o consumo responsable) llamado minimalismo. Lo que este movimiento promulga es la vida simple a través de los objetos que consumimos y la forma en que pensamos. Bajo el mantra de "menos es más" los minimalistas atacan el consumismo que degenera nuestra calidad de vida a largo plazo. El minimalismo requiere de cierta disciplina que no todos están dispuestos a aceptar. Y es que las posesiones han servido a lo largo de los siglos para determinar la posición social en la que uno se encuentra. En una visión muy subjetiva de la posición social, la gente hace uso de la ubicación en la que vive, el coche que posee, la tecnología que adquiere y el puesto que desempeña para poder determinar en que espacio del estatus social se encuentra.

Es por eso que un individuo promedio busca elevar su sensación de status social buscando mejorar alguno de los puntos anteriores. Una de las estrategias más buscadas es la compra de bienes por medio del crédito. La compra de un automóvil para alguien que no lo necesita supone una acción para elevar su propia sensación de valor ante la sociedad. Esto sucede con particular frecuencia en México, país que carece de nobleza y recurre al poder político y los bienes materiales para diferenciarse de los demás. Sin embargo, parte de la generación Millennial ha optado por recurrir al minimalismo para evitar caer en las trampas del consumismo: deuda e infelicidad.

¿Cuáles son las estrategias que usa un minimalista para reducir el estrés de su vida? Veamos que dicen los expertos.



Elimina todo lo innecesario

La forma más fácil de seguir este postulado es empezar con todas las cosas que tengas y ya no uses. La primera opción es la ropa. Casi todos poseemos algo que ya no usamos y continúa en nuestro closet. Puedes continuar con todas las cosas que tengas en tu recámara, casa, auto y mochila. Al igual que en otras formas de reacondicionamiento psicológico, la primera fase se trata de eliminar lo más fácil de eliminar y luego proceder con posesiones más complejas: trabajo y pensamientos.



No compres, repara

Una buena forma de combatir el consumismo es ejercer la cultura de la reparación. Extender la vida útil de las cosas que usamos de tal forma que no tengamos que comprar tan seguido. Esto aplica mucho a la tecnología, la ropa y los muebles de nuestra casa. Es luchar contra la hipótesis de la obsolencia programada de la cuál hablan muchos detractores del capitalismo. Según esta hipótesis, las empresas construyen bienes de consumo que ya tienen una fecha de caducidad que ellos conocen. Después de esta fecha, los productos empiezan a aparecer errores que no se habían manifestado. Esto obliga al consumidor a comprar nuevamente otro producto que la empresa ya está esperando que adquiera. 

Por suerte, gracias a internet, existen millones de personas combatiendo este problema. Y es que los manuales de reparación de un bien de están por toda la red. Incluso existe una página llamada iFixit que ayuda a personas de todo el mundo a darle instrucciones precisas para reparar algún equipo tecnológico. Esto es particularmente útil para celulares, laptops, tablets y PCs. La obsolencia programada para ser más evidente en este tipo de tecnología. 

De igual forma, reparar nuestra ropa, remodelar nuestra casa y reacondicionar nuestras posesiones puede hacer que alarguemos su vida útil más allá de lo que normalmente nos dura.  Por mi parte, he logrado que me duren laptops más de 5 años, celulares más de 3 años y otros productos electrónicos más de una década. Lo mismo con la ropa, que normalmente se maltrata de un sólo lugar y puede ser facilmente cosida o remendada. 



Un día sin tecnología

La época moderna sufre de una enorme dependencia tecnológica. Para un gran porcentaje de los usuarios de celular, es imposible estar un día sin revisar el correo o el Whatsapp sin generar ansiedad. Al igual que una droga, cuando perdemos nuestro celular sufrimos el mismo estrés que perdieramos dinero o una mascota. Filósofos como Alain de Botton y Tim Ferriss han hecho promoción del Digital Sabbath un día sin utilizar la tecnología o sin mirar pantallas. Entrar en modo avión y dejar el teléfono en casa. La idea es apreciar más cosas que nuestras actualizaciones en redes sociales o la última noticia del día. 

Programar nuestro teléfono para recibir solamente las notificaciones que más nos importan, evitar que produzca sonidos estresantes o incluso utilizar Google Calendar (u otro servicio) para que el teléfono solo emita sonidos y vibraciones en un horario determinado. Todas estas estrategias nos proporcionan una mayor salud mental y reducen el estrés de la vida moderna (o al menos lo reducen).

Para más información: 





lunes, 19 de junio de 2017

La actualidad de Fight Club en el mundo



Chuck Palaniuk es uno de los autores más importantes del siglo XXI. Y es que desde la creación de su obra maestra Fight Club, se ha desarrollado un mundo de culto alrededor de la película dirigida por David Lynch. Y es que cuando se estrenó en 1999, fue un fracaso total en taquilla. El filme incluso tuvo la mala suerte de estrenarse meses después de la masacre en Columbine. El Club de la Pelea se fue haciendo cada vez más importante entre aquellas personas que saben del cine de culto. 18 años después, la cinta aparece en la lista de las mejores películas de la historia según IMDB.

Durante años fui testigo de la evolución y crecimiento de Fight Club en la sociedad. Un filme que apuntaba claramente a un público masculino y que se ha vuelto una de las películas más comentadas y revisadas de la historia. Su profundo contenido filosófico, su interpretación nihilista de la vida y los constantes diálogos citados en libros y revistas son algunos de estos motivos. Además de parodias, remakes y otros productos hechos por los fans, el autor ha decidido escribir una secuela al libro y la película mediante un comic ilustrado con la continuación de todos sus personajes.


Ahora el narrador o "Sebastián" (como ahora se hace llamar más de diez años después) vive una vida ordinaria con Marla, quien ahora es su esposa y madre de su hijo. Sebastián vuelve al mismo punto que se encontraba antes de despertar a Tyler de su subconsciente. Marla odia secretamente a su esposo y sabe que sin sus medicamentos puede hacer despertar a Tyler. Y eso es justo lo que hace.

Fight Club es una obra maestra del cine y la literatura debido al alto contenido filosófico del mismo. Es un reflejo de la época en la que fue escrito y filmado. Una década en la que Francis Fukuyama anunciaba "El Fin de la Historia" y los seres humanos deben optar por seguir camino del capitalismo y la democracia liberal para ascender al progreso. El hartazgo y el cansancio surgen en los trabajos monótonos y repetitivos: trabajar y consumir es el leitmotiv para muchos. Aunque la televisión les venda la idea de que serán famosos y exitosos en el futuro, la realidad es que la idea es una ilusión y la vida puede pasarse sin ser trascendente para la gran mayoría. Occidente tiene que inventar enemigos a fin de afrontar el nihilismo pasivo de sus sociedades. Es por eso que vemos un renacimiento en las religiones y creencias absurdas en las primeras dos décadas del siglo XXI.  


Por supuesto, la mayoría de los fans son hombres. Y es que son quienes sienten el mayor peso de una hombría "desaprovechada" en la modernidad. Siglos antes, su papel en la sociedad tenía una mayor importancia. Ya sea por que se necesitaban más hombres en la guerra o su peso tenía más importancia en la familia, en el siglo XXI, una mujer puede cuidar a sus hijos sin necesidad de un hombre a su lado. El sentido de su vida es entonces recuperado mediante la pelea física, que exalta las fuerzas naturales del hombre y su gusto por luchar. Si se elimina el consumismo en su vida y se enfoca en los aspectos vitales que lo tienen feliz, el individuo moderno encuentra su utilidad de nuevo. 

Fight Club nos habla de un nihilismo moderno. De un intercambio de la seguridad por el vacío. En el pasado, la posibilidad de muerte era mucho más alta y el sentido de la vida estaba mejor establecido. Se peleaba por defender una familia, un pueblo, una cultura o un país. La tranquilidad de la mayoría de los países occidentales han traído una mayor paz al comportamiento de la sociedad, que aunque tiene sus beneficios, también posee un lado oscuro. Por eso, en la novela, el centro del mundo se vuelve la pelea. Nada tiene más sentido que la pelea presente y sus dos contendientes. Son aquellos quienes devuelven el sentido a la vida.


Algo interesante de la segunda parte de Fight Club es que el mismo autor de la novela se introduce en el comic. Junto con su equipo de escritores, debaten sobre el destino de Tyler y su actual resurrección. Debaten la pertinencia de su existencia y analizan como debería finalizar. Paradojicamente, Tyler es quien elige un final para su autor.

En el artículo  Why Fight Club Matters More Than Ever de la revista Esquire, el autor nos habla de la necesidad de volver a los principios del film. Una película que le dice a su audiencia "No eres un único y especial copo de nieve" bien podría mandarle un mensaje a los Millennials actuales. Aunque seguramente algo quedó resonando en sus cabezas cuando se realizaron protestas contra las instituciones financieras y en 2011 se hizo famoso el Occupy Wall Street.  Aunque en ese entonces (1999) estabamos muy lejos de la crisis financiera del 2008 y apenas a dos años de los atentados terroristas del 2001. Las explosiones no son algo de lo cual no estemos familiarizados en el siglo XXI, especialmente porque los terroristas islámicos tienen bajo constante preocupación a la gente en Europa. Palaniuhk escribió la novela en 1996 pero pareciera que estuviera prediciendo grandes eventos de la siguiente década. Derribar edificios financieros para borrar la deuda de todos y dejar la civilización en un completo caos.

A una década y media de la salida de Fight Club, ¿Qué estamos haciendo al respecto? ¿Podríamos ser capaces de salir del consumismo? Aunque los boycots surjan en las redes sociales, la gente todavía no está dispuesta a dejar Starbucks o el iPhone. Y es que ¿acaso esto es necesario? en los últimos años han proliferado tendencias de consumo que critican fuertemente las necesidades americanas. El minimalismo ha surgido como forma de vida alternativa para las nuevas generaciones que ya no pueden ganar lo mismo que ganaban sus padres. La Gran Depresión de los Millennials no es una guerra física sino una espiritual. El nihilismo pasivo se ha manifestado en el consumo excesivo de drogas, la religión, el activismo político y el terrorismo. 



Fight Club también nos habla de la masculinidad en el nuevo siglo. Tyler Durden es el arquetipo de personalidad ideal para Sebastian. Habla, piensa y actúa como a el le gustaría hacerlo. Los hombres lo siguen porque quieren ser como Tyler. El yo se manifiesta después del Proyecto Mayhem pero antes de él es el principal problema del narrador ¿Quién soy en realidad? ¿Importa mi vida en la sociedad moderna? ¿Puedo probar mi masculinidad en el mundo en el que vivo? 

Jack Donovan habla de estas cuestiones en su libro The Way of Men. El autor explica las formas en las que suelen actuar el hombre frente a sus colegas. Actuar en grupo, alabar al líder, buscar la fuerza, el honor y conseguir una meta mediante un esfuerzo grupal o individual. Un grupo de hombres busca la territorialidad, la confrontación y las virtudes tácticas. Proteger a los niños y las mujeres es también parte del código de conducta masculina. Todas estas actitudes son mostradas en mayor o menor medida en la película. Años después del surgimiento de la película nacieron página dedicadas al tema de la masculinidad y las conductas que debe seguir un hombre. The Art of Manliness es un buen ejemplo.


Por último, dejamos una lista de los mejores análisis de que se han hecho tanto del filme como de la película:

Inspirado en el libro Movies and the meaning of life hice un ensayo para el blog hace ya diez años

El cine y el significado de la vida (1): Fight Club

En el libro anterior se encuentra en el ensayo original. (inglés)

Otro libro que analiza la perspectiva filósofica tanto de la película como del libro. (inglés)

Fight Club (Philosophers on Film)

Video que presenta las diferencias entre la película y el libro (inglés)

Fight Club - What’s the Difference?

Otro video que explica muy bien las motivaciones de los personajes (inglés)

Fight Club - What it all Meant



lunes, 13 de febrero de 2017

Mis pueblos antiguos favoritos



Uno de los motivos principales por el cuál abrí este blog fue mi gran interés por las culturas antiguas. Hace más de una década empecé estudiando a los mexihcas y de ahí me interesé por las demás culturas. Después de 10 años de haberme enterado de lo interesante que fueron los tiempos pasados, creo que me encuentro en la posición en la cuál puedo emitir un juicio prudente sobre cada una de ellas. A continuación les describo la lista de mis pueblos antiguos favoritos:



Los Vikingos

Los pueblos nórdicos tienen unos antepasados bastante interesantes. Aunque el final de sus culturas antiguas es igual de triste que otras civilizaciones, los vikingos fueron un pueblo guerrero que demostró las cualidades de muchas otras culturas antiguas que también me agradan. El inhóspito territorio que habitaron no les impidió generar una gran cantidad de conocimiento en navegación, agricultura y milicia. Los vikingos estuvieron muy apegados a la tierra en la que vivieron por lo que sus deidades eran manifestaciones ideales de lo que ellos mismos aspiraban ser en la tierra. El pueblo vikingo llegó a alcanzar en algún momento una superpoblación situación derivada de un buen manejo de la agricultura. 

Además de las guerras e invasiones logradas (la mayoría en territorios cristianos) los vikingos tienen aún descendientes en diversos paises que han manifestado un deseo por regresar a las antiguas creencias de sus antepasados. Esto con el fin de contrarestar el cristianismo invasor que aún continúa viviendo en la gran parte de sus territorios.


El mayor logro de los vikingos fue la conquista marítima. Fueron de los primeros pueblos que llegaron al continente americano y gracias a sus drakkars lograron expandir sus territorios hacia otras zonas de Europa. Las culturas nórdicas y germánicas en general son parte de los pueblos antiguos que más me gustan por su pensamiento pagano amoral que se ve reflejado en poema como el de Beowulf, la victoria contra Roma en Teutoburg es un interesante episodio en las guerras de la época clásica. Algunos de sus descendientes modernos que aún conservan las creencias de sus antepasados han hecho actos que pocos se atreverían a hacer como la quema de iglesias de Varg Vikernes que alguna vez declaró "Bueno, no soy religioso de ninguna manera, pero tengo una ideología y valores paganos. Creo en la sangre, el suelo y el honor; en la familia, la patria y en hamingja; en la fuerza, las tradiciones y el coraje. Y creo en una Europa despertando."

Personaje favorito: Ninguno en particular aunque se ha vuelto muy popular Ragnar Lodbrok por la serie Vikings.

Momento histórico preferido: Su apogeo.

Peor metida de pata: Haberse cristianizado.

Tecnología más interesante: el barco drakkar. Avanzado en comparación con otras unidades de la época. 

 

Los Hunos

Cuando el viejo imperio romano empezaba a ser solo un recuerdo de un pasado brillante, los hunos vinieron a acabar por completo con lo que quedaba de la civilización occidental. De la mano de Atila, el ejército huno destruyó varias ciudades del imperio en decadencia. Los hunos pudieron haber frenado el avance del cristianismo en Europa de no haber sido por la prematura muerte de su líder después de una feroz batalla en la que ningún bando resultó ganador. Una de las principales cualidades de este pueblo era su enorme destreza para pelear desde el caballo. Se dice que el Arco Huno estaba creado de forma asimétrica y en un estilo compuesto que lograba derribar a sus enemigos de un solo disparo. Los hunos también fueron capaces de invadir gran parte del territorio de Europa poniendo a temblar a los poderes en turno.




A diferencia de los pueblos cristianizados de la época, los hunos no tenían creencias fundamentalistas sobre el mundo. Practicaban una religión que adoraba al caballo y no solían tener una fe específica en algún dios. Es por que los pueblos de occidente los consideraban ateos o faltos de cualquier creencia en particular. Razón por la que los hunos fueron extremadamente pragmáticos a la hora de hacer la guerra y negociar con los pueblos conquistados. El error más  grande que cometieron fue haber negociado con el Papa León I y haber arrasado con una Roma sumida ya en el oscurantismo. Su segundo error fue haber calculado mal la retirada del ejército frente a Aecio Flavio. Si hubiera destruido Roma y a Aecio, posiblemente no habría habido un periodo tan largo de la edad media y quizás se habría recuperado parte del conocimiento y la moral que rigieron a los pueblos antiguos de la época clásica.

Personaje favorito: Por supuesto el más famoso, Atila. 

Momento histórico preferido: Cuando llegan a las puertas de Roma.

Peor metida de pata: Haber confudido la retirada de Aecio con una emboscada. La batalla de Chalons pudo haber sido una victoria de Aníbal.

Tecnología más interesante: El arco huno. Según diversas fuentes, podía dispararse desde un caballo con gran potencia. Dicen que podía atravesar armaduras y matar osos con tan sólo un disparo.





Los japoneses

Sin duda una de las culturas antiguas que me encanta es la que se desarrolló en Japón. Bien podría decir que la cultura japonesa es una de las más peculiares, interesantes e inteligentes que ha existido en la tierra. Es posible que las condiciones geográficas que provocaron su aislamiento durante cientos de años haya ayudado a que se desarrollara su peculiaridad. Los japoneses actuales son también de los pocos pueblos que son tan interesantes en la actualidad como lo fueron en el pasado.

Lo mejor del pueblo japonés es haber inventado al guerrero samurai. Durante siglos fueron los principales protectores de las invasiones de otros pueblos y hoy en día forma parte de su ideosincracia. El bushido como se le conoce a todo el conjunto de creencias, actitudes y comportamientos de la clase guerrera en Japón ha sido la punta de lanza del pueblo japonés. Una de las figuras clave en la historia nipón es Musashi Miyamoto quién llevó la filosofía guerrera a otro nivel. Musashi fue un espadachín que vivió en el siglo XV que resulto victorioso en una gran cantidad de duelos con los mejores guerreros de la isla. En su retiro, Musashi escribió  el Libro de los Cinco Anillos, una de las obras clásicas del Japón Antiguo. Hoy en día es el referente de muchos estudiantes del bushido, estrategas y estudiantes de la cultura.

Personaje favorito: Musashi Miyamoto. (probablemente sea el responsable de gran parte del espirítu de lucha que tienen los nipones)

Momento histórico preferido: La era Meiji, una época de cambios para Japón que logró consolidar su cultura, abrirse al mundo y consolidarse como potencia mundial.

Peor metida de pata: Haber planeado de forma precipitada su intromisión en la Segunda Guerra Mundial. Aunque el ataque a Pearl Habor fue una obra maestra de operación militar, la estrategia a largo plazo lo llevo a la ruina. Fue una apuesta muy riesgosa que casi pone en peligro la existencia de Japón como civilización.

Tecnología más interesante: La katana samurái. Aunque hoy en día es un arma extremadamente popular y muchos la consideran el nivel más alto de desarrollo de un arma blanca. Las implicaciones morales y culturales que implican cargar esta arma son fascinantes.




Los Griegos 

Para occidente, la cuna de su cultura proviene de Grecia. Y es que hay una frase que dice que toda idea moderna fue pensada por los griegos.  Dejaron un enorme legado en filosofía, matemáticas, física, historia, economía y artes militares.  Se mencionan en casi todas las áreas de conocimiento actual y siguen siendo estudiados para la mayor cantidad de temas disponibles.  Ellos lograron entender mucho del mundo y lo heredaron a otras culturas que les precedieron.  Aunque no soy fan de algunos de ellos (cómo Platón y Sócrates) siempre existió un griego que lo desdeñara y nos enseñará algo distinto. La pasión que tuvieron muchos pensadores modernos sobre ellos hizo que redescubrieran algo importante que no sabiamos de ellos. Uno de esos es Nietzsche quién observó la enorme importancia que le dieron los griegos a la figura de Dionisio y Apolo. Aunque muchos filólogos actuales desdeñan esta idea que tenía Nietzsche sobre los griegos, la verdad es que explica gran parte de la actitud que tienen hoy en día los griegos. No podemos entender el mundo de hoy sino sabemos de los griegos clásicos.


Los griegos fueron también grandes estrategas militares y analistas de los sucesos históricos. Podemos mencionar muchos ejemplos de lucha militar en los que podemos aprender e incluso leer libros sobre solo un evento. Y es que hoy en día poseemos mucha información sobre quienes fueron los griegos. Nuestro lenguaje, forma de organizar la sociedad y pensar el mundo proviene de los griegos. Haber vivido en la época de mayor apogeo en Grecia debió haber sido todo un privilegio.




Personaje favorito: Podríamos nombrar a varios. Para mi gusto personal, me quedo con tres Diógenes de Sínope, Leónidas y Alejandro Magno. ¿Por qué? Simplemente porque cada uno refleja un aspecto favorito de los pueblos griegos en conjunto: Diógenes la filosofía cínica, Leónidas la practicidad y valentía espartana y Alejandro Magno la difusión de la cultura griega en otras partes del mundo conocido.

Momento histórico preferido: La victoria de la alianza griega contra los Persas en la batalla de Salamina y posteriormente Platea y Mícala, en la que los pueblos griegos expulsaron definitivamente a los persas.

Peor metida de pata: Es difícil pensar en un momento en el que los griegos hayan metido la pata terriblemente en la historia. El hecho de haber pérdido la hegemonía de su cultura en varias zonas del mediterráneo afectó su desarrollo como cultura. La repentina muerte de Alejandro Magno pudo haber sido un terrible golpe para la historia así como la derrota en la batalla contra los romanos en la Batalla de Cinoscéfalas (197 a. C.)

Tecnología más interesante: La filosofía. Ningún arma puede compararse con la actividad reflexiva sobre la vida y las personas en sociedad. Sin los griegos, quien sabe en que clase de mundo estaríamos viviendo ahora.



Los pueblos mesoamericanos

No podían faltar los antiguos mexicanos en esta lista. Una de las civilizaciones que más controversia ha causado entre los académicos. Desde una visión que muestra a los pueblos antiguos del Anahuac como civilizaciones muy avanzadas hasta posturas que los ven como unos salvajes sacacorazones. Fue gracias a la visión fresca que los nuevos investigadores de la cultura antigua mexicana como Arturo Meza y el Dr. Ignacio Pérez ´Barragán me brindaron una perspectiva totalmente distinta a lo que yo concebía como verdad. Los pueblos de mesoamerica merecen mención específica ya que era mucho y muy variados entre sí. Obviamente resaltan en el mapa los mexihcas y los tlaxcaltecas aunque también podemos encontrar a los totonacas, los mazatecas, los texcocanos, matlalzincas y los purépechas. Además de los pueblos del sur y el norte. Aunque todos hablaban lenguas distintas, su forma de concebir el tiempo y la vida eran muy parecidas.

Lo impresionante de los antiguos mexicanos es el calendario y matemática que usaban. Fue mucho más preciso que el usado en occidente y hasta la fecha falta hay mucho campo por investigar. Los pueblos mesoamericanos fueron también muy diestros en la agricultura, arquitectura y organización social. 



Personaje favorito: Tlacaélel. Dicen que si hubiera vivido en la época en la que llegaron los españoles la conquista no habría existido. Y es que este personaje de los mexihcas reinventó la historia del imperio y lo llevó a ser el pueblo más importante de mesoamerica.  Por parte de los Tlaxcaltecas pondría a Tlahuicole y a Xicotencatl.


Momento histórico preferido: Los años previos a la llegada de los españoles y el periodo de la conquista es un momento en la historia en el que me habría gustado estar ahí. 

Peor metida de pata: Hubo muchísimas metidas de pata. Creo que la peor de todas fue haber dejado llegar a Cortés hasta la ciudad de Tenochtitlán. Los podrían haber parado en seco desde Veracruz.


Tecnología más interesante: Las chinampas fue uno de los sistemas de siembra más avanzados de la época y que hasta la fecha sigue siendo superior a otras formas de agricultura. Se dice que gracias a los excedentes en siembra que tuvo el imperio mexihca, este fue capaz de crear la maravillosa ciudad que alguna vez fue.



martes, 27 de diciembre de 2016

La vida privada y los placeres sencillos



"El que no considera lo que tiene como la riqueza más grande, es desdichado, aunque sea dueño del mundo."
 Epicúreo de Samos

En la era de la información hemos visto dos aspectos de la sociedad amplificadas: el juicio público y el status social. Gracias a los nuevos medios de comunicación las ideas se proyectan exponencialmente a nuestros contactos de tal forma que hacen que  la presión social actúen  directamente sobre nuestros amigos y conocidos en un modo que anteriormente no tenía tanta fuerza. Si antes se hacía juicio público de un familiar a otro en una cena familiar, ahora este mismo juicio se ha extendido hacia casi todas las personas que hemos conocido y tenemos agregadas en las redes sociales.  



La cultura occidental tiene sus propios parámetros para determinar el estatus social de un individuo. Ya sea por sus bienes materiales, la fama, el prestigio, su conocimiento sobre el mundo y la extensión de su círculo social o el tipo de personas que sean parte del mismo. Las personas de hoy en día proyectan alguno de estos aspectos en sus redes sociales. Por supuesto, muchos suelen omitir detalles a cuestiones que juegan a su favor respecto a este mismo estatus. Lo que ha llevado a una carrera por exhibir la vida privada y convertirla en un espectáculo público. La "buena vida" se vuelve el punto central de los medios de comunicación en el que se exhiben la "buena familia", el "buen" comer, el "buen" viajar y los "buenos" amigos. Otros agregan el "buen" pensar y el "buen" juicio de la vida pública. Esta  última se manifiesta por el sentido de responsabilidad o justicia social sobre los acontecimientos del mundo. Por ejemplo, sensibilidad por la guerra, concientización por la matanza de animales en X ciudad o el abuso de la autoridad en alguna zona del país. "Sino estás consciente de todo lo malo que existe en el mundo, eres una persona deplorable". 



Al exponer nuestro pensamiento y vida privada al escrutinio público solemos olvidarnos de lo que significa tener una vida privada. Que vayamos a la playa para disfrutar del mar y no para presumir que fuímos a la playa porque nuestra vida es maravillosa, o porque disponemos de mucho tiempo o porque simplemente queremos hacerle saber a los demás que vivimos mejor que ellos. Exhibir nuestra vida nos coloca en la mira del "que dirán los demás". Lo que sucede en el mundo, trágico o cómico ya no es importante por el evento mismo sino por la reacción pública que existirá al respecto. La serie de Black Mirror ha retratado algunos de estos aspectos en el capítulo Nosedive (caída en picada) al igual que Community en el capítulo App Development and Condiments en el que una aplicación móvil permite crear calificaciones de otras personas y que las personas con la mayor calificación tengan más peso en sus juicios que aquellos que tienen la más baja. Se crea entonces una estratificación social en el que todos quieren ser calificados de la mejor forma y se comportan hipócritamente frente a los demás para evitar caer al número más bajo. Esto crea un concepto que Alain de Botton definió como ansiedad por el estatus.




En el libro del mismo nombre, de Botton afirma que la sociedad moderna esta formada por una gran cantidad de snobs. Estos individuos suelen generar juicios sobre lo que hacemos en la vida y con base a la respuesta determinan si somos objeto de su atención o no. Son los snobs quienes determinan si el valor de una persona es comparable al de ellos y hacen que el juicio propio se vuelva público al marcar su dedo pulgar de aprobación. La necesidad de la aprobación por parte de los demás se vuelve una necesidad tan grande como la que tienen muchos por "encontrar al amor romántico". Las sociedades que se ostentan como democráticas o igualitarias suele generar un problema con la meritocracia. Hacemos creer a todos que las personas que tienen éxito fue debido al esfuerzo realizado. Y por lo mismo pensamos que si nosotros hemos fracasado es porque lo merecemos. La presión por hacernos creer que sólo hay un tipo de éxito y que este se consigo mediante la obtención de bienes materiales. La ansiedad no se produce por no obtener todos esos bienes, sino por que la gente parece estar juzgándonos por ello. 


¿Qué pasaría si nos volcamos a tener una vida enteramente privada? Es decir, aquella vida en la que los logros y las metas son compartidas solamente por aquellas personas que sabemos que les importa. De la misma forma tomamos actitudes para todo aquello que le duele al mundo pero no afecta directamente. Es ponernos a dieta en la sociedad de la información. Dejar la experiencia personal para uno mismo y no para los demás. Nadie podrá entender lo que significa probar nuestro platillo favorito o escuchar la canción que nos dice tanto por decimonovena vez. Este tipo de cosas en nuestra vida suelen mandar un mensaje muy diferente al que nosotros teníamos pensado al hacerlo público. Sobretodo si el placer es raro, elitista o extremadamente caro. 

Decía Henry David Thoreau que uno de los mayores placeres que encontraba en despertar todos los días era irse a bañar el lago de Walden. Para él significaba un acto de renacimiento que hacía cada día. Citó al un rey chino el cuál solía decir "renuevate a ti mismo cada día, hazlo de nuevo y de nuevo eternamente". Para este famoso escritor estadounidense, "El hombre es rico en proporción a la cantidad de cosas de las que puede prescindir". El mismo ejercicio de pensamiento se podría aplicar en la ansiedad por el estatus. Los snobs valoran a los demás por el tipo de cosas que disfrutan. Para ellos no es lo mismo pasear en la arena si esta no es de una playa en Fiji o las islas del Caribe. Viajar o comprarse un auto nuevo tienen sentido si llamamos la atención de los demás o nuestra familia nos da respeto por hacerlo. 



Lo ordinario en nuestra vida parece perder valor si cualquier persona tiene acceso a ella. Una fruta parece ser más sabrosa si tiene un precio exhorbitante mientras que un mango deja de ser sabroso si cae a precios ridículos. Hemos visto experimentos sociales en el que un artista de renombrado nombre cambia sus prendas lujosas por ropa ordinaria y comienza a tocar su música en la calle. La gente tiende a ignorarlo aunque sea exactamente la misma música que toca en un concierto y que la misma gente paga por asistir. Asumimos que la gente que viaja en un jet privado para ir a una playa exótica disfuta más que aquella que agarra su bicicleta para salir a pasear por el vecindario. Leer una novela parece menos impresionante que ir a visitar un museo en Florencia. 

En una auténtica vida privada, los placeres más baratos y accesibles son sumamente apreciados por quien los disfruta y cuando se vive una experiencia extraordinaria, rara vez se comparte en público. El terrible accidente áereo, la horrible hambruna de un país o la triste muerte de una celebridad suelen conmover a la persona pero no logran afectar su maravillosa vida personal. En ella, está a punto de salir a contemplar la luna, a mirar su serie favorita de televisión o platicar con su persona más apreciada . Existe una suerte de egoísmo epicúreo que limita lo terrible del mundo si este afecta su estabilidad emocional o su pequeña felicidad privada. Cargar con el peso del mundo sintiéndose más miserable o triste no va a modificar el rumbo del mundo mismo. Tan importante es su salud mental que cuando la desgracia o la enfermedad llegué a él, observará como ese pequeño mundo se derrumba. Y esa será la mayor de las tragedias. 



La película de Belleza Americana retrató algunas de estas ideas. La belleza para muchos americanos parece estar detrás de lo costoso y elegante. La "buena vida" consiste en tener un auto, una bella familia y un trabajo que nos dé prestigio frente a los demás. El personaje principal (Lester) se da cuenta de la farsa en la que vive y decide cambiar a un estilo de vida que él pueda disfrutar. Es entonces cuando empieza a recordar los pequeños placeres que lo hacen feliz. Estos placeres son lo último que piensa cuando se encuentra a punto de morir. Lo mismo observamos en la película francesa de Amelié en el que el director nos muestra la maravillosa vida de la protagonista aunque solo sean sus propias aventuras privadas (incluso hay una escena en la que el narrador nos cuenta el hecho que hizo que cambiar la vida de Amelié para siempre, y en lugar de ser la muerte de Lady Di, es el descubrimiento de una cajita de juguetes de un niño hace décadas). Los placeres sencillos de los personajes son también retratados en el film. Incluso en situaciones extremas, los individuos que valoran su vida privada por encima de las tragedias del mundo son capaces de ver (o hacer ver a los demás) la ventaja de estar pasando ese terrible acontecimiento. Esta es la idea con la que juega el director de La Vida es Bella al proteger a su hijo del horror del Holocausto.


Por supuesto, esta forma de pensar se encontrará con una gran cantidad críticas. Sobre todo de aquellos que cargan con el peso del mundo. Es decir, buscan la aprobación constante de las personas y toman muy en serio lo que la gente cercana a ella piensa. La vida está definida en cuanto dinero, poder o fama pueden obtener. La admiración y aprobación de la gente le causará una ansiedad que terminará degradando su propia vida cotidiana. 

Más información:

Status Anxiety: libro, documental, video corto









jueves, 15 de diciembre de 2016

¿Es usted un místico?



La tecnología y las complejas formas de organización humana no han sido suficiente para hacer que la gente se conforme con una explicación científica del universo. Razón por la que hoy en día hemos visto una diaspora del pensamiento religioso en lo que podemos englobar como misticismo. Hay personas que viven dentro del misticismo sin saberlo. La modernidad parece diluirse en una serie de creencias que eran dignas de siglos anteriores, sin embargo, permanecen en la mente de millones de personas hoy en día. Y se siguen propagando gracias a la globalización y el internet.


¿Qué es el misticismo? 

El misticismo es toda corriente religiosa o "espiritual" que busca explicaciones sobre la vida escapando de la razón. Los místicos suelen atribuir trascendencia a su propia vida y la de los demás. Este tipo de conocimiento toma sus ideas de diversas fuentes. Ya sea las religiones antiguas, de un gurú iluminado o incluso de un investigador del pensamiento antiguo.  Al ser un concepto globalizante existe una gran cantidad de corrientes y manifestaciones. 

El misticismo tiene su nacimiento tras la decadencia de la religión establecida. En los tiempos del medioevo fue colocada como parte del pensamiento pagano y enemigo del cristianismo mismo.  Hoy en día recibe una infinidad de nombres de acuerdo a quién lo enuncia. Para poder entender sus atributos debemos enunciar aquellos aspectos que tienen en común:


1. Cree en algo más trascendental que su propia vida 

Un primer rasgo de los místicos es que consideran que su vida tiene un sentido más allá de su propia comprensión. Suelen utilizar justificaciones judeocristianas para entender que hacen en el universo. Otros eliminan los rasgos cristianos y le imprimen su propia definición  teista que se cierra a la búsqueda explicativa de su creencia. Atribuyen a la emoción y la sensación de que algo está más allá de ellos y no puede alcanzarse a entender. Suelen trabajar con conceptos metafísicos y corrientes del New Age.

2. Vive bajo la idea de estar guiado por tiempos sagrados 

Otra característica de los místicos es que consideran que ciertas acciones o actividades que hacen tienen un fin ritual y que los conecta con algo que no pueden explicarte.Un místico usa las ideas de otras culturas para entender el tiempo bajo el concepto de lo sagrado. Ya sea la cábala, el I-ching o el tarot, la vida se torna sagrada bajo ciertos instrumentos de medición del tiempo.

3. Toman decisiones basadas en alguna creencia 

Los místicos suelen entender el mundo de muchas formas pero una de las principales es que sus decisiones suelen estar tomadas en función de sus creencias. Suelen considerar al destino, el designio divino o la fuerza de alguien más grande que ellos para decidir sobre un aspecto importante en su vida. 


4. Aseguran que el universo es inconmensurable 

A los místicos les da mucha comezón la razón, sienten que le ha quitado algo de magia a la vida y ha construido una forma de operar el mundo que somete a la naturaleza en lugar de empatar con ella. Argumento de la escuela de Frankfurt a quién achaca a la razón instrumental el desastre de la civilización occidental. Un místico suele tener una guerra contra la ciencia y la modernidad.

5. Son altamente influenciables 

Los místicos no suelen hacer una investigación exhaustiva de sus creencias. Adoptan todo aquello que les ofrece un consuelo espiritual y les quita la angustia por la muerte. Toda idea que vuelva más interesante y mágico el mundo es bienvenido. Si son gente letrada suelen decepcionarse de la complejidad árida del mundo y se vuelcan sobre alguna ideología que reconstruya el mundo y tenga una misión que suele ser de alto valor moral (acabar con la pobreza, buscar la paz mundial).


6. Desconfianza profunda en la ciencia

Los místicos no dudan en creer lo que un chamán autoproclamado les dice pero cuando se trata de una investigación científica suelen tacharlo de falso o dudoso. Les molesta que la ciencia proclame el monopolio de la verdad y defienden cualquier otra cultura que no venga de occidente. La cultura europea borró del mapa a otros pueblos y formas de acceder al mundo, por lo tanto son deplorables.



7. Su vida es un mole de muchos ingredientes

Lo que un místico de hoy en día vive no sólo es la preferencia por una cultura específica sino un mix de varias. Incluso mezcla culturas que no tienen nada que ver una con la otra. Por ejemplo, los místicos suelen meditar para "sentir" al dios cristiano o bailan una danza azteca para ofrendarla a la virgen creada por los españoles. Un místico suele combinar creencias de tal forma que las verdades de una y otra están entrelazadas. De ahí que hayan tenido que surgir términos como New Age para poder definirlos.

¿Quienes son los gurús de los místicos hoy en día?


Englobar al misticismo no es una tarea fácil. Muchos pueblos del mundo son místicos en algunos aspectos, incluso los más racionales y prágmaticos. El cristianismo y el judaísmo tienen sus propias corrientes místicas. Los griegos antiguos tuvieron sus rasgos místicos además de los españoles, los alemanes, y por supuesto los paganos, en el que se engloba una gran cantidad de culturas antiguas.

Hoy en dia podemos considerar místicos modernos a los siguientes autores:



Carl J. Jung: El que alguna vez fue discípulo de Freud terminó buscando la respuesta respecto a los arquetipos universales. Jung fue un místico absoluto una vez que abandonó la idea de la psique como algo individual y lo trasladó a una idea universal en la historia humana. Jung buscó otros caminos de conocimiento y búsqueda de la verdad fuera del logos occidental.


Alejandro Jodorowsky: Si alguien hoy en día ostenta el título de místico moderno es Jodorowsky. Su propia vida es una mezcla de una gran cantidad de creencias de pueblos antiguos. Sus libros se adentran a lo desconocido de la psique humana. Creador de la psicomagia, actos extraños que se llevan a cabo para resolver algún problema psicologico. Muy difícil de comprender sus películas con un significado simbólico en cada escena y sin una trama específica. Sus seguidores son mistícos por excelencia.


George Gurdjieff: El creador de la corriente mística Cuarto Camino cree que el ser humano necesita un procedimiento o sistema para despertar (a través del autoconocimiento, atención consciente y del entorno, y sobre todo “el recuerdo de sí“). Dentro de esta doctrina se reconocen otros tres caminos, pero no son prácticos debido al modo de vida actual. Según indican las escuelas de cuarto camino hoy día, hay un tipo de camino para cada tipo de persona y el sentido es encontrar la parte olvidada de sí mismos; en pocas palabras despertar del sueño, de la mal llamada consciencia de vigilia en la cual se está inmerso, que no es más que otra manera de sueño.


Paulo Coehlo: Uno de los autores de autoayuda con más reflectores a nivel mundial. Sus libros son una combinación de  autoayuda, misticismo y religión cristiana. Ha sido traducido a muchos idiomas y a la vez ha sido blanco de críticas por la poca calidad de sus escritos.



Deepak Chopra: Otro de los polémicos de hoy en día. Creador de un tipo de medicina alternativa llamada ayurvédica que combina conceptos de física cuántica. Al ser una forma de curación extremadamente polémica ha causado una gran cantidad de críticas por parte de la comunidad científica. Son libros son reflejo de varias ideas occidentales y orientales tanto modernas como antiguas.



viernes, 3 de junio de 2016

Perdedores y héroes trágicos: La verdad sobre el destino de nuestras vidas




Los griegos son una de esas civilizaciones a las cuáles siempre volvemos para buscar respuestas. Aristóteles fue uno de esos griegos que escribió sobre una enorme cantidad de temas relativos a la vida social, política y artística de la época clásica. Sus textos llegaron a ser importantes para la civilización de Medio Oriente en el que se discutía una batalla religiosa entre un Islam incipiente y un cristianismo colocado en el poder de lo que antes fue el Imperio Romano. Aristóteles se le reconoce como uno de los grandes sabios de la antiguedad. En un texto de su autoría llamado Poética toca el tema relativo al significado de las tragedias. Además de la comedia, Aristóteles identificó diferentes atributos de lo que puede considerarse como una obra trágica. La acción es uno de los elementos más importantes de la tragedia resultado de los pensamientos y costumbres de sus personajes de los cuales se determinaban las causas del éxito o el fracaso en la vida. A partir de los incidentes presentados, la meta final frente a la audiencia era provocar la compasión y el terror por el destino de sus personajes. La catarsis llega al final, cuando la muerte corona una serie de eventos desafortunados.


Aristóteles considera que los personajes que aparecen en una tragedia no deben ser extremadamente virtuosos ni muy viles. No deben pasar de la felicidad a la desdicha ni de la mala fortuna a la buena, pues no evoca temor o piedad en el espectador. La tragedia debe tener personajes con un carácter intermedio. No debe ser virtuoso ni justo en exceso. Su infortunio no es parte de su propio vicio o de su maldad. Simplemente comete un error de juicio, y lo hace después de haber vivido en una gran gloria y prosperidad. Edipo y Tiestes son algunos de los ejemplos que cita. Los personajes forman parte de una familia acomodada o hijo de reyes. El cambio en su destino empieza de un error a otro, de un pequeño infortunio a otro más grande. De la prosperidad pasa lentamente a la adversidad y sus acciones terminan llevándolo a la catástrofe. En una tragedia, la suerte cambia tanto para buenos como para malos. El hecho trágico proviene de dos personajes que fueron amigos o familiares. El hermano mata al hermano o el hijo al padre. 


El teatro griego tenía por objetivo enseñar al público algunas verdades sobre el infortunio producido por las adversidades de la vida. La tragedia en particular confrontó las "decisiones de los dioses" que tomaban caminos caprichosos y solían dar y quitar fortuna a todos los seres humanos. En términos modernos, esta es una forma poética de decir que muchas cosas que pasan en la vida funcionan de forma aleatoria. El éxito profesional que nunca llegará, la persona que amabamos nunca regresará o el negocio que jamás podrá volver a ponerse en pie. La sociedad moderna no tiene una respuesta para decirnos que el fracaso está a la vuelta de la esquina y mucho más común que el éxito perseguido por todos. Parte de las consecuencias de la modernidad y la globalización es la alta competitividad. Cada vez hay más gente que busca lo mismo que tu y está dispuesto a hacer diez veces más esfuerzo que tú para conseguirlo. O quizás al contrario, careces de información suficiente para sobresalir en un mundo en el que todos quieren tener una presencia importante de la sociedad que habitan.



Nuestro occidente simplemente no sabe que hacer con los perdedores. Aquellos que pululan en cada país del mundo y están resignados en muchas áreas de su vida. Su pobreza no los dejará tener muchos días de descanso, su matrimonio que terminará, tendrán ese video que los humilla en la red. Diferentes condiciones que dejan al sujeto en un estado de depresión silenciosa permanente. No importa si eres rico o pobre, la posibilidad de que los "dioses" te lleven al hoyo está ahí. Los filósofos de ahora prefieren sugerir que "lo intentemos de nuevo", "nunca nos demos por vencido" y cometamos "todos los errores hasta tener éxito". Muy pocos autores contemporáneos se han ido por el lado derrotista que la vida nos llega a plantar en la cara. Gran parte de nuestros sueños se irán con nosotros a la tumba.

Tenemos muchos ejemplos en el arte y la vida real. Hemos sido espectadores de la caída de personajes que alcanzaron la fama y terminaron en la ignominia. En la música tenemos a un Kurt Cobain que nunca pudo conciliar la fama con su depresión. En el cine tenemos miles de casos. Charlie Sheen, por ejemplo, pasó de ser un actor famoso a un loco con ideas extrañas sobre si mismo y una enfermedad venérea incurable. Dictadores como Saddam Hussein o Muamar el Gadafi vivieron en calidad de reyes y murieron en condiciones deplorables. Una Paris Hilton que jamás podrá sacar quitar su video sexual de la red y una Britney Spears que cayó en un abismo psicológico poco después de obtener toda la fama y el dinero del mundo.
Y así está Occidente...
 O todos los casos no documentados de personas que vemos a diario, viviendo al día, atrapados por la familia, la pobreza o un trabajo horrible y que jamás verán un mejor futuro en su horizonte.

La tragedia griega nos enseña que nosotros también podemos sufrir de un destino que dejará una sensación de terror y compasión de aquellos que sean testigos. Quizás nosotros no seamos ni muy virtuosos ni muy viciosos y aún así nos tocará una mala pasada, de la que quizás nuestra responsabilidad fue mínima. Una pequeña acción como casarse con la persona equivocada, mudarse a un lugar que nos convenía o tener hijos no deseados. Una persona real, con defectos y virtudes, que no necesariamente es bueno o malo está condenado a una tragedia que desembocará en una catástrofe de la que nunca podrá recuperarse.No importa la clase social, ni la raza, la nacionalidad o la ubicación geográfica. Todos estamos expuestos a la fatalidad. Se puede ser bueno y aún así fallar. 



El peso de nuestras acciones

Fallar en la vida hoy en día tiene un peso mucho mayor para el individuo. El ciudadano contemporáneo no puede argumentar que los dioses le tendieron una trampa en su destino. Algunos ocultarán sus fatalidades culpando al karma, una maldición o al castigo divino pero muy en el fondo sabrán que no hay nadie más a quien culpar más que a sí mismos. Razón por la que existen muchos casos de depresión y suicidio en la actualidad. En el medievo, un siervo era adoctrinado desde su nacimiento por la Iglesia para que comprendiera su condición social y se conformara con ella. En cambio en una sociedad moderna, cualquier persona sabrá que tiene posibilidad de mejorar sus condiciones si se lo propone.

Lo que los griegos nos enseñan por medio de la tragedia griega es que debemos entender a alguien que ha caído en desgracia, ya sea mostrando simpatía o comprensión por su situación. La segunda sensación, el terror, nos pone en alerta sobre nuestra propia vida. Bajo la idea de nunca querer caer en esa situación, la tragedia nos obliga a estar alertas y aceptar nuestro destino si nuestro mundo nos trae la calamidad. 



Un mundo de perdedores

Existen numerosas referencias culturales sobre este tema. En Fight Club, por ejemplo, Tyler Durden considera que la vida promedio de un hombre moderno está destinado al olvido y la esclavitud. En un speech de la película Tyler considera que los trabajadores de cuello blanco no tienen una guerra de la cual luchar ni un gran enemigo al cual vencer (refiriendose a la Segunda Guerra Mundial y a la Guerra Fría) y que hoy en día la Gran Depresión son nuestras vidas y nuestra Gran Guerra es espiritual. 

"Crecimos frente al televisor creyendo que un día seríamos millonarios, dioses del cine o estrellas de rock. Pero no es así, lentamente nos damos cuenta de eso... y estamos muy enojados al respecto..."
Otra referencia cinematógrafica es Little Miss Sunshine película que nos muestra la vida y aspiraciones de toda una familia que se embarca en una aventura para hacer que la hija de la familia participe un concurso de belleza para niñas. Cada personaje muestra sus aspiraciones personales e incluso uno de ellos viven dando clases de superación personal cuando en la realidad su vida no es mejor e incluso podría ser hasta más patética que la de otros.La película considera que si bien podemos ser perdedores toda la vida, la forma en que veamos el camino es lo más importante. 

"I'm a loser baby, so why don't you kill me?"

Loser, Beck
 En la serie animada de Death Note también observamos una encarnada lucha de dos personajes por lograr el éxito. Por un lado, Light, poseedor de la libreta de la muerte, artilugio creado por los dioses para llevar a la muerte a cualquier persona con solo escribir su nombre. Por otro lado, L, un detective extremadamente inteligente capaz de capturar a cualquier delincuente. Uno en la búsqueda del poder total sobre la humanidad (y alcanzar el estatus de dios) y el otro traer la justicia sobre aquellos que abusan de su poder. En una ocasión, el shinigami de Light es retado por mostrar insolencia frente a Light. Este le contesta que aunque logre alcanzar la victoria sobre todos los seres humanos, al final el escribirá su nombre en su Death Note y terminará con su vida. Al igual que Ícaro, elevándose más allá de lo que su propia mortalidad podia alcanzar. Incluso el mayor logro que alcancemos, será coronado por la muerte.

Los perdedores también están en la literatura clásica. En la obra de El Quijote de la Mancha, el personaje principal es un hombre trastornado que ve un mundo que ya no existe. Bajo su propia locura, lo ordinario se convierte en extraordinario y la vida misma es un cuento de hadas que al final deja una sensación en el lector de que la vida, al ser incluso una mentira merece la pena ser vivída. Yo mismo experimenté esta sensación durante un tiempo que estuve viviendo en Morelia, Michoacán. Un amigo y yo nos reuniamos para superar las condiciones en las que estabamos. En la salud, la situación económica y nuestras relaciones personales. Cada día era una batalla constante contra nuestra propia condición. El día que vimos la película Zorba el Griego, sufrimos de una epifanía y entendimos que nuestro verdadero objetivo no se basaba en el éxito de lo que nos propusieramos sino en disfrutar el camino mientras lo intentabamos. 

Lamentablemente, no todos pensamos así. Yo mismo observé a amigos que sostenían el éxito sobretodo y la frustración o la decadencia era el resultado a largo plazo por su terquedad o falta de perspectiva amplia de la vida. Claro, eso no significa que debamos contentarnos con nuestra situación actual sino estar conscientes que la tragedia es muy común en la vida humana y habrá situaciones en las que no podremos escapar de ella.

"Vosotros miráis hacia arriba porque queréis elevaros; yo miro hacia abajo, porque ya estoy en las alturas. ¿Quien de vosotros puede reírse y al mismo tiempo estar en las alturas? Quien escala las cimas más altas se ríe de todas las tragedias, ya sean reales o ficticias. Nuestra sabiduría nos quiere valientes, despreocupados, irónicos y violentos; como mujer que es, sólo ama a los guerreros. Vosotros me decís que la vida es una carga muy dura de llevar. Pero,¿de qué os sirven vuestro orgullo por la mañana y vuestra resignación por la noche? Dejaos de blanduras: ¡pues claro que la vida es una carga muy dura de llevar! Para eso somos todos unos burros y unas burras, robustos y sufridos. ¿Que echa a temblar una gota de rocío? Realmente amamos la vida, no porque estemos habituados a ella, sino porque estamos acostumbrados a amar. En el amor hay siempre un poco de locura, pero también hay siempre un poco de razón en la locura" Primera parte, Del leer y el escribir. Friedrich Nietzsche